En este momento estás viendo Publicidad a medida

¿Qué es la publicidad personalizada?

La publicidad personalizada enfatiza las necesidades y deseos de un pequeño grupo de individuos o de un consumidor individual, en lugar de una gran audiencia. La publicidad personalizada (o dirigida) puede centrarse en identificar cualquier número de características demográficas, hábitos, características, comportamientos o contextos de los consumidores. Por ejemplo, los anunciantes adaptarán un mensaje o promoción al género, raza, ingresos o nivel de educación del consumidor objetivo, empleo, personalidad, interés, estilo de vida, valores y mucho más. Pueden adaptar un anuncio o promoción a los hábitos de búsqueda en Internet, el historial de compras u otra actividad en línea de una persona. Este enfoque en la información personal, habilitado por Internet y especialmente las redes sociales, permite a los anunciantes orientar mejor los mensajes a los consumidores y reducir el desperdicio en comparación con la publicidad tradicional impresa, radial y en vallas publicitarias.

Conclusiones clave

  • La publicidad personalizada es cuando las empresas se centran en su promoción y la adaptan específicamente a un tipo específico de cliente en función de su edad, sexo u otra información demográfica.
  • La información utilizada en la publicidad personalizada puede provenir de perfiles de redes sociales, comportamiento en Internet y mucho más.
  • La publicidad personalizada suele ser más eficaz que la publicidad tradicional, ya que llega a los clientes potenciales basándose en la investigación.

Comprensión de la publicidad personalizada

La publicidad personalizada permite a los anunciantes servir a los clientes con comunicaciones altamente específicas con los clientes de investigación. La llegada de Internet es ahora una técnica más común, ya que las empresas pueden rastrear el comportamiento de los consumidores individuales más fácilmente. Los anunciantes pueden encontrar fácilmente información derivada de los perfiles y el uso de las redes sociales, el uso y los hábitos de los motores de búsqueda (uso de cookies), los hábitos de visualización en televisores con protocolo de Internet y los hábitos de visualización de televisión y navegación web para publicar anuncios. Además, los anunciantes pueden publicar anuncios basados ​​en grupos socioeconómicos, comportamientos típicos basados ​​en la hora del día y la ubicación y comportamiento del cliente potencial. Con toda esta información, los anunciantes pueden crear una imagen confiable de las actitudes, opiniones, pasatiempos e intereses del cliente potencial. Los anunciantes pueden crear publicidad personalizada basada en los hábitos previos de visualización o compra de los productos por parte de los consumidores, lo que se conoce como «reaprovechamiento».

Efectividad publicitaria a medida

La publicidad personalizada permite a los anunciantes reducir el desperdicio al ofrecer publicidad a una persona irresponsable (una que es poco probable que compre un producto o servicio anunciado). Además, se ha demostrado que el marketing de contenidos es más eficaz que el marketing subcontratado tradicional a un coste mucho menor. Puede llegar a un mensaje a más clientes potenciales, ya que la mayoría de las personas omiten los anuncios de televisión y aproximadamente la mitad ignora el correo directo.

Ejemplos de publicidad a medida

Proporcionar un cupón para un tipo específico de artículo o servicio basado en compras anteriores, usar información demográfica para presentar un mensaje publicitario a un segmento de mercado en particular o ejecutar una campaña diseñada para una ciudad o área metropolitana específica. Debido a que es más especializado, suele ser más caro desarrollar publicidad personalizada que la publicidad en supermercados.

Otro ejemplo es un consumidor que compra leche en una tienda de comestibles donde es miembro del programa de lealtad de esa tienda. El programa de fidelización recopila información sobre los hábitos de compra de ese consumidor y puede comparar lo que este consumidor compra con lo que compran otros compradores. La información que agrega sugiere que la mayoría de los consumidores que compran leche también compran pan. Al finalizar la compra, la tienda puede imprimir un cupón con un 10% de descuento sobre el precio del pan.