En este momento estás viendo ¿Quién fija el precio de una mercancía?

Los productos básicos son extremadamente importantes, ya que son factores esenciales en la producción de otros bienes. Existe una amplia gama de productos básicos, que incluyen café, trigo, oro y petróleo. Estos productos básicos siempre se negocian en bolsas de productos básicos mundiales, como la Bolsa Mercantil de Chicago, la Bolsa de Metales de Londres y la Bolsa Intercontinental.

Tipos de productos básicos

Debido a que los productos básicos se negocian en bolsas, sus precios no los fija un solo individuo o entidad y el precio de un producto básico se ve afectado por muchos factores económicos. Sin embargo, cada producto es único y tendrá un conjunto diferente de catalizadores que pueden mover el precio todos los días.

Conclusiones clave

  • Los productos básicos vienen en muchas formas diferentes, incluidos los cereales, los productos energéticos y los metales.
  • Los precios cambian a medida que se desarrollan los acontecimientos económicos y desencadenan oleadas de compra y venta.
  • Las materias primas se negocian en el mercado monetario o en el mercado al contado, pero también en las bolsas organizadas en forma de contratos de futuros.
  • Los futuros de productos básicos se negocian en bolsas y se utilizan para la especulación y la cobertura.

Al igual que los valores de renta variable, el precio de un producto básico está determinado principalmente por las fuerzas de la oferta y la demanda del producto básico en el mercado. Por ejemplo, veamos el petróleo. Si aumenta la oferta de petróleo, el precio de un barril de petróleo disminuirá. Por el contrario, si aumenta la demanda de petróleo, lo que suele ocurrir en verano, el precio del petróleo aumentará. La gasolina y el gas natural también pertenecen al grupo de productos energéticos.

Para otros productos básicos, como los cultivos, el clima juega un papel muy importante en los cambios de precios. Si el clima en una región en particular afecta la oferta de un producto, afectará directamente el precio de ese producto. Los ejemplos incluyen maíz, soja y trigo. El algodón, el café y el arroz se encuentran en una categoría diferente conocida como productos blandos.

El oro es uno de los productos básicos que se negocia más activamente porque se utiliza en el proceso de producción de joyería y otros bienes, pero muchos también lo consideran una inversión valiosa a largo plazo. Los artículos de plata y cobre son otros ejemplos de productos básicos en el grupo de los metales.

Precio al contado frente a futuros

En las bolsas, las materias primas se negocian a través de contratos de futuros. Estos contratos obligan al titular a comprar o vender un artículo a un precio predeterminado en una fecha de entrega futura. No todos los contratos de futuros son iguales; sus especificidades diferirán dependiendo de la mercancía respectiva negociada.

El precio de mercado de una mercancía mencionada en las noticias suele ser el precio de mercado de futuros de esa mercancía respectiva. El precio de los futuros es diferente del precio al contado o del precio del dinero, y ese es el precio real del producto básico que se pagaría hoy. Por ejemplo, si un filtro de aceite compra 10.000 barriles de petróleo a 50 dólares el barril a un productor de petróleo, el precio al contado es 50 dólares el barril. El precio de los futuros puede ser mayor o menor que el precio al contado en un momento dado.

Al igual que otros valores, muchos operadores de futuros utilizan materias primas para especular sobre movimientos de precios futuros. Los traders por lo general no comercializan los productos en sí mismos, porque no es práctico comprar barriles o fanegas de trigo crudo por razones obvias. Estos inversores analizan varios eventos del mercado y patrones de gráficos para especular sobre la oferta y la demanda futuras. Luego se mueven hacia futuros a largo o corto plazo dependiendo de la dirección en que se muevan los precios de oferta y demanda.

Los especuladores son diferentes de las coberturas, que a menudo son usuarios finales que buscan proteger los intereses de las materias primas vendiendo o comprando contratos de futuros. Por ejemplo, si a un productor de soja le preocupa que los precios caigan en los próximos seis meses, puede cubrir sus cosechas vendiendo futuros de soja hoy. En conjunto, las coberturas y los especuladores representan gran parte del interés de compra y venta en los futuros de materias primas, lo que los convierte en actores importantes en la determinación de los precios diarios de las materias primas.