fbpx

¿Qué es un dólar débil?

El dólar débil se refiere a una tendencia de precios a la baja en el valor del dólar estadounidense en relación con otras monedas extranjeras. El euro es la moneda más popular en comparación, por lo que si el euro está subiendo de precio frente al dólar, se dice que el dólar se está debilitando en ese momento. En esencia, un dólar débil significa que el dólar estadounidense se puede cambiar por cantidades más pequeñas de moneda extranjera. El efecto de esto es que los bienes con precio en dólares estadounidenses, así como los bienes producidos en países no estadounidenses, se vuelven más costosos para los consumidores estadounidenses.

Conclusiones clave

  • Un dólar débil significa que el valor del dólar estadounidense está disminuyendo en relación con otras monedas, especialmente el euro.
  • Una moneda débil genera consecuencias positivas y negativas.
  • La Fed generalmente emplea la política monetaria para debilitar el dólar cuando la economía está en apuros.
  • Los formuladores de políticas y los líderes empresariales no tienen consenso sobre si una moneda más fuerte o más débil es lo mejor para EE. UU.

Entender lo que significa un dólar débil

Un dólar debilitado tiene algunas consecuencias, pero no todas son negativas. Un dólar debilitado significa que las importaciones se vuelven más caras, pero también significa que las exportaciones son más atractivas para los consumidores en países fuera de los Estados Unidos. Por el contrario, un dólar fortalecido es malo para las exportaciones, pero bueno para las importaciones. Durante muchos años, Estados Unidos ha tenido un déficit comercial con otras naciones, lo que las convierte en un importador neto.

Una nación que importa más de lo que exporta normalmente estaría a favor de una moneda fuerte. Sin embargo, como resultado de la crisis financiera de 2008, la mayoría de las naciones desarrolladas han seguido políticas que prefieren monedas más débiles. Un dólar más débil, por ejemplo, podría permitir que las fábricas estadounidenses sigan siendo competitivas en formas que podrían emplear a muchos trabajadores y así estimular la economía estadounidense. Sin embargo, hay muchos factores, no solo elementos económicos fundamentales como el PIB o los déficits comerciales, que pueden conducir a un período de debilidad del dólar estadounidense.

El término dólar débil se utiliza para describir un período continuo, en lugar de dos o tres días de volatilidad de precios. Al igual que la economía, la fortaleza de la moneda de un país es cíclica, por lo que los períodos prolongados de fortaleza y debilidad son inevitables. Estos períodos pueden producirse por motivos ajenos a los asuntos de interior. Los eventos geopolíticos, las crisis relacionadas con el clima, las presiones financieras derivadas del hacinamiento o incluso las tendencias de la población pueden ejercer presión sobre la moneda de un país de formas que crean una fuerza o debilidad relativa durante un período de años o años.

La Reserva Federal trabaja para igualar esas influencias en la medida en que decide ser prudente. La Fed responde a una política monetaria restrictiva o relajada. Durante un período de política monetaria estricta, cuando la Reserva Federal aumenta las tasas de interés, es probable que el dólar estadounidense se fortalezca. Cuando los inversores ganan más dinero con mejores rendimientos (pagos de intereses más altos sobre la moneda), atraerán inversiones de fuentes globales, lo que podría impulsar al dólar estadounidense al alza por un tiempo. Por el contrario, un dólar débil ocurre durante un período en el que la Reserva Federal está bajando las tasas de interés como parte de una política monetaria debilitante.

Flexibilización cuantitativa

En respuesta a la Gran Recesión, la Fed emprendió una serie de programas de flexibilización cuantitativa en los que compró grandes sumas de valores y fondos respaldados por hipotecas. A esto siguió un aumento en el mercado de bonos, que llevó las tasas de interés estadounidenses a mínimos históricos. A medida que cayeron las tasas de interés, el dólar estadounidense se debilitó bruscamente. Durante un período de dos años (de mediados de 2009 a mediados de 2011), el índice del dólar estadounidense (USDX) cayó un 17 por ciento.

Sin embargo, cuatro años más tarde, cuando la Fed comenzó a aumentar el interés por primera vez en ocho años, la situación del dólar cambió y se fortaleció a un máximo de diez años. En diciembre de 2016, cuando la Fed movió las tasas de interés al 0,25 por ciento, el USDX cotizó a 100 por primera vez desde 2003.

Turismo y comercio

Dependiendo del tipo de transacción en la que participe una de las partes, tener un dólar débil no es necesariamente una mala situación. Por ejemplo, un dólar débil puede ser una mala noticia para los ciudadanos estadounidenses que deseen vacacionar en países extranjeros, pero también puede ser una buena noticia para las atracciones turísticas de EE. UU., Ya que también significa que EE. UU. Sería más atractivo como destino para los viajeros internacionales.

Más significativamente, un dólar estadounidense débil puede reducir efectivamente el déficit comercial del país. A medida que las exportaciones estadounidenses se vuelven más competitivas en el mercado exterior, los productores estadounidenses desvían más recursos para producir lo que quieren los compradores extranjeros estadounidenses.Pero los políticos y los líderes empresariales no tienen consenso sobre la dirección, es mejor buscar una moneda más débil o más fuerte. El debate sobre la debilidad del dólar es una constante política en el siglo XXI.