En este momento estás viendo Seguro

¿Qué es un seguro?

El seguro es un contrato, representado por una póliza, en el que una persona o entidad recibe protección financiera o reembolso por pérdida de una compañía de seguros. La empresa agrupa los riesgos de los clientes para hacer que los pagos sean más asequibles para los asegurados.

Las pólizas de seguro se utilizan para protegerse contra el riesgo de pérdidas financieras, tanto grandes como pequeñas, que pueden resultar de daños al asegurado o de su propiedad, o de responsabilidad por daños o lesiones a un tercero.

1:21

Seguro

Cómo funciona el seguro

Hay muchos tipos diferentes de pólizas de seguro disponibles, y casi cualquier persona o empresa puede encontrar una compañía de seguros que esté dispuesta a asegurarlas, por un precio. Los tipos más comunes de pólizas de seguros personales son automóvil, salud, propietarios de vivienda y vida. La mayoría de las personas en los Estados Unidos tienen al menos uno de estos tipos de seguro y la ley exige un seguro de automóvil.

Conclusiones clave

  • El seguro es un contrato (póliza) en el que un asegurador hace otra indemnización contra la pérdida de ciertos eventos o peligros.
  • Existen muchos tipos de pólizas de seguro. Los seguros de vida, de salud, de vivienda y de automóvil son los tipos de seguros más comunes.
  • Los componentes básicos que componen la mayoría de las pólizas de seguro son el deducible, el límite de la póliza y la prima.

Las empresas requieren tipos especiales de pólizas de seguro que aseguren contra tipos específicos de riesgos que enfrenta una empresa en particular. Por ejemplo, un restaurante de comida rápida necesita una póliza que cubra los daños o lesiones que se produzcan como resultado de cocinar con una sartén profunda. Un concesionario de automóviles no está sujeto a este tipo de riesgo, pero necesita cobertura por daños o lesiones que puedan ocurrir durante las pruebas.

Para elegir la mejor póliza para usted o su familia, es importante prestar atención a los tres componentes críticos de la mayoría de las pólizas de seguro: el límite de deducible, la prima y el límite de la póliza.

Las pólizas de seguro también están disponibles para necesidades muy específicas, como secuestro y rescate (K&R), negligencia médica y seguro de responsabilidad profesional, también conocido como seguro de error y déficit.

Componentes de la póliza de seguro

Al elegir una póliza, es importante comprender cómo funciona el seguro.

Comprender estos conceptos es una excelente manera de ayudarlo a elegir la póliza que mejor se adapte a sus necesidades. Por ejemplo, un seguro de vida completo puede ser el tipo de seguro de vida adecuado para usted. Tres componentes de cualquier tipo de seguro (prima, límite de póliza y deducible) son cruciales.

Prima

La prima de una póliza es su precio, generalmente expresado como un costo mensual. La prima la determina la aseguradora en función del perfil de riesgo de su propio negocio o negocio, que puede incluir la solvencia crediticia.

Por ejemplo, si tiene algunos autos costosos y tiene un historial de manejo imprudente, es probable que pague más por una póliza de automóvil que alguien que posee un sedán de rango medio y tiene un historial de manejo perfecto. Sin embargo, diferentes aseguradoras pueden cobrar diferentes primas por pólizas similares. Por lo tanto, se necesita un poco de trabajo para obtener el precio correcto.

Límite de política

El límite de la póliza es la cantidad máxima que una aseguradora pagará bajo una póliza de pérdida cubierta. Se puede establecer un máximo por período (por ejemplo, plazo anual o plazo de la póliza), contra pérdida o lesión, o durante la vida de la póliza, también conocida como vida máxima.

Los límites más altos suelen tener primas más altas. Para la póliza de seguro de vida general, el monto máximo pagado por el asegurador es el valor máximo, que es el monto pagado a un beneficiario en caso de fallecimiento del asegurado.

Deducible

El deducible es una cantidad específica que el asegurado debe pagar de su bolsillo antes de que la aseguradora pague una reclamación. Las deducciones evitan una gran cantidad de reclamos pequeños e insignificantes.

Se pueden aplicar deducciones contra la póliza o contra el reclamo según la aseguradora y el tipo de póliza. Las pólizas con deducciones muy altas tienden a ser más baratas, ya que el alto costo de desembolso por lo general resulta en una menor demanda.

Consideraciones Especiales

Para el seguro médico, las personas con problemas de salud crónicos o que necesitan atención médica regular deben buscar pólizas con deducciones más bajas.

Si bien la prima anual es más alta que una póliza comparable con un mayor acceso a deducibles, puede valer la pena cambiarla por un acceso más barato a la atención médica.