fbpx
Bonos/ Corporate Bonds

Seis mayores riesgos de bonos

Los bonos pueden ser una gran herramienta para generar ingresos y se consideran una inversión segura, especialmente en comparación con las acciones. Sin embargo, los inversores deben ser conscientes de las posibles dificultades de mantener bonos corporativos y gubernamentales. A continuación, analizamos los riesgos que pueden afectar los rendimientos que tanto le costó ganar.

1. Riesgo de tasa de interés y precios de los bonos

Lo primero que debe comprender un comprador de bonos es la relación inversa entre las tasas de interés y los precios de los bonos. A medida que bajan las tasas de interés, aumentan los precios de los bonos. Por el contrario, cuando las tasas de interés suben, los precios de los bonos tienden a bajar.

Esto sucede porque con la caída de las tasas de interés, los inversores intentan capturar o fijar las tasas más altas que pueden durante el mayor tiempo posible. Para hacer esto, recogerán bonos existentes que pagan una tasa de interés más alta que la tasa de mercado vigente. Este aumento de la demanda es un aumento de los precios de los bonos.

Por otro lado, si la tasa de interés prevaleciente está aumentando, los inversores naturalmente tomarían bonos que naturalmente reducen las tasas de interés. Esto reduciría los precios de los bonos.

Veamos un ejemplo. Un inversor que cotiza a un valor común con un rendimiento del 4% tiene un bono. Suponga que la tasa de interés vigente en el mercado aumenta al 5%. ¿Lo que sucederá? Los inversores querrán vender los bonos al 4% a favor de los bonos con un rendimiento del 5% y enviarán el precio de los bonos al 4% por debajo del valor nominal.

2. Riesgo de reinversión y bonos exigibles

Otro riesgo al que se enfrentan los inversores en bonos es el riesgo de reinversión, que es el riesgo de que tengan que reinvertir los ingresos a una tasa inferior a la obtenida anteriormente por los fondos. Una de las principales formas en que se aplica este riesgo es cuando las tasas de interés caen con el tiempo y cuando operan emisores de bonos rescatables.

La función exigible permite al emisor canjear el bono antes del vencimiento. Como resultado, el titular de la tarjeta recibe el pago principal, que a menudo tiene una pequeña prima sobre el valor nominal.

Sin embargo, la desventaja de una devolución de bonos es que queda un montón de dinero que no pueden reinvertir a una tasa comparable. Este riesgo de reinversión puede afectar negativamente a la rentabilidad de la inversión a lo largo del tiempo.

Para compensar este riesgo, los inversores obtienen un rendimiento más alto del bono que el que obtendrían con un bono similar que no es exigible. Los inversores activos en bonos pueden intentar mitigar el riesgo de reinversión en sus carteras reduciendo las posibles fechas de compra de varios bonos. Esto limita las posibilidades de que se llamen muchas bandas a la vez.

3. Riesgo de inflación y duración de los bonos

Cuando un inversionista compra un bono, esencialmente se compromete a obtener una tasa de rendimiento, ya sea fija o variable, durante la vigencia del bono o al menos mientras se mantenga.

Pero, ¿qué pasa si el costo de vida y la inflación aumentan significativamente, y a un ritmo más rápido que una inversión de ingresos? Cuando esto sucede, los inversores verán cómo se erosiona su poder adquisitivo y pueden lograr una tasa de rendimiento negativa al considerar la inflación.

Dicho de otra manera, es probable que un inversor obtenga una tasa de rendimiento del 3% sobre un bono. Si la inflación crece al 4% después de la compra del bono, la tasa real de rendimiento del inversor es -1% debido a la disminución del poder adquisitivo.

4. Riesgo de crédito / Bonos de incumplimiento

Cuando un inversor compra un bono, en realidad está comprando un certificado de deuda. En pocas palabras, se trata de dinero prestado que la empresa tiene que reembolsar a lo largo del tiempo con intereses. Muchos inversores no se dan cuenta de que los bonos corporativos no están garantizados por la plena fe y el crédito del gobierno de los EE. UU., Sino que confían en la capacidad del emisor para pagar esa deuda.

Los inversores deben considerar la posibilidad de incumplimiento y tener en cuenta este riesgo en su decisión de inversión. Como una forma de analizar la posibilidad de incumplimiento, algunos analistas e inversores determinarán el índice de cobertura de una empresa antes de comenzar a invertir. Analizarán los estados de ingresos y flujo de efectivo de la empresa, determinarán sus ingresos operativos y flujos de efectivo, y luego los compararán con los costos del servicio de la deuda. Cuanto más teórica sea la cobertura (o los ingresos operativos y el flujo de caja) en proporción a los costos del servicio de la deuda, más segura será la inversión.

5. Mejora de la calificación de bonos

Las grandes instituciones de calificación como Standard & Poor’s Ratings Services o Moody’s Investor Service a menudo evalúan la capacidad de una empresa para operar y pagar sus emisiones de deuda. Tiene calificaciones desde AAA para inversiones crediticias de alta calidad hasta D para bonos predeterminados.Los inversores conceden gran importancia a las decisiones y juicios de estas agencias.

Si la calificación crediticia corporativa de un emisor es baja o se cuestiona su capacidad para operar y reembolsar, los bancos y las instituciones crediticias lo notificarán y pueden cobrar una tasa de interés más alta en préstamos futuros. Esto puede afectar negativamente la capacidad de la empresa para cumplir con sus deudas y perjudicar a los tenedores de bonos existentes que pueden estar buscando deshacerse de sus posiciones.

6. Riesgo de liquidez de fianzas

Si bien siempre hay un mercado listo para los bonos del gobierno, los bonos corporativos a veces son animales completamente diferentes. Existe el riesgo de que un inversor no pueda vender sus bonos corporativos rápidamente debido a un mercado reducido sin muchos compradores y vendedores del bono.

Un bajo interés de compra en una emisión de bonos en particular puede generar una volatilidad significativa de los precios y afectará negativamente el rendimiento general de la venta del titular de la tarjeta. Al igual que las acciones que cotizan en un mercado reducido, es posible que se vea obligado a vender un precio mucho más bajo de lo esperado que su posición en el bono.