En este momento estás viendo Separación legal

¿Qué es la separación legal?

La separación legal es un arreglo ordenado por la corte por el cual las parejas casadas viven separadas, viviendo vidas separadas. El divorcio legal es una alternativa popular al divorcio cuando las partes no están seguras de su estado civil pero quieren establecer límites y responsabilidades financieras, como separación de bienes, custodia de dependientes y manutención de los hijos. Sin embargo, para aquellos que buscan el divorcio, la separación legal puede ser necesaria antes de que un juez pueda otorgar el divorcio.

Conclusiones clave

  • La separación legal es un acuerdo ordenado por un tribunal en el que una pareja casada vive separada, generalmente viviendo separada.
  • La orden judicial de separación puede especificar obligaciones financieras, acuerdos y visitas de custodia de los hijos y manutención de los hijos.
  • Para algunas personas, la separación legal es mejor que el divorcio debido a creencias religiosas, razones económicas y en beneficio de los hijos menores.
  • Los cónyuges separados pueden tener derecho a ciertos beneficios aunque estén legalmente separados.

Cómo funciona la separación legal

Si bien las razones para solicitar la separación legal varían, hay una serie de razones comunes que vale la pena mencionar. Algunas religiones prohíben las parejas casadas divorciadas; la separación legal otorga la mayoría de los beneficios del divorcio sin comprometer los principios religiosos. Además, aquellos que no están seguros de su futuro conyugal pueden optar por la separación legal, con la esperanza de la reconciliación. Las parejas con hijos menores a menudo afirman que la separación legal es más apropiada para sus hijos que el divorcio. Aunque los padres funcionan como una unidad separada, la familia puede permanecer unida, manteniendo en gran medida la estabilidad y el orden. Algunas otras razones para elegir este arreglo son retener los beneficios de salud y jubilación.

Muchas parejas eligen la separación sin una orden judicial porque es más simple y evita costosos procedimientos legales. El proceso formal de separación legal es cada vez más raro debido a la creciente tendencia hacia las separaciones informales y el divorcio impecable.

Una vez que se determina la fecha real de separación, se congela la capacidad de un cónyuge para gastar dinero libremente de una tarjeta de crédito conjunta o cuenta bancaria. También limita el control sobre otros activos como propiedades y vehículos.

Cada cónyuge es legalmente responsable de su deuda después de la fecha de separación.

Es importante que la separación legal se considere tan seriamente como el divorcio porque ambas son órdenes judiciales, que contienen deberes y obligaciones que todas las partes deben respetar legalmente. Si la pareja se separa posteriormente, los jueces pueden considerar los detalles del acuerdo de separación al decidir un divorcio.

Beneficios de la separación legal

Para algunos, llegar a los 10 años es un evento monumental, pero también es un hito cuando impactan los beneficios futuros. Si decide compartir formas, la separación legal puede garantizar los derechos a beneficios. Por ejemplo, los cónyuges militares deben permanecer casados ​​durante diez años para obtener los beneficios proporcionados por la Ley de protección de cónyuges de servicios uniformes.

Además, si permanece casado durante al menos 10 años, puede aprovechar los beneficios del seguro social de ciertos cónyuges. Si su cónyuge recibe más seguridad social de lo que se jubila, es beneficioso permanecer casado durante al menos 10 años para que pueda atraer más interés al retirar la seguridad social de su cónyuge.

A pesar del dolor de una separación, la separación legal a veces tiene sentido cuando no hay divorcio. Por ejemplo, la separación legal puede ser temporal, mientras que el divorcio es permanente. Algunas parejas se separan legalmente cuando una separación de prueba no funciona. Este puede ser el último intento de salvar su matrimonio.

Además, la separación legal suele ser más rentable que el divorcio, y muchos padres encuentran que sus hijos pueden adaptarse mejor al divorcio si primero se separan legalmente.