En este momento estás viendo Swap de inflación

¿Qué es un swap de inflación?

Un swap de inflación es un contrato que se utiliza para transferir el riesgo de inflación de una parte a otra mediante el intercambio de flujos de efectivo fijos. En un swap de inflación, una parte paga un flujo de efectivo de tasa fija sobre un capital nocional y la otra parte paga una tasa flotante vinculada a un índice de inflación, como el Índice de Precios al Consumidor (IPC). La parte que paga la tasa flotante paga la tasa ajustada por la inflación multiplicada por el principal nocional. Por lo general, el director no cambia de manos. Cada flujo de caja incluye un tramo del swap.

Conclusiones clave

  • Una transacción de swap de inflación en la que una parte puede transferir el riesgo de inflación a una contraparte a cambio de un pago fijo.
  • Los swaps de inflación proporcionan una estimación bastante precisa de la tasa de inflación estimada de «equilibrio».
  • Los profesionales financieros utilizan swaps de inflación para mitigar (o cubrir) el riesgo de inflación y aprovechar las fluctuaciones de precios.

Comprensión de los swaps de inflación

La ventaja de un swap de inflación es que les da a los analistas una estimación bastante precisa de la tasa de inflación «de equilibrio» estimada por el mercado. Conceptualmente, es muy similar a la forma en que el mercado fija el precio de cualquier mercancía, es decir, el acuerdo entre el comprador y el vendedor (entre la oferta y la demanda), para interactuar a un ritmo específico. En este caso, la tasa especificada es la tasa de inflación esperada.

En pocas palabras, las dos partes del swap llegan a un acuerdo basado en sus respectivas construcciones sobre cuál será la tasa de inflación probable para el período de tiempo en cuestión. Al igual que con los swaps de tasas de interés, las partes intercambian flujos de efectivo basados ​​en el principal nocional (esta cantidad no se intercambia en realidad), pero en lugar de cubrirse o especular sobre el riesgo de tasa de interés, su atención se centra únicamente en la tasa de inflación.

Los profesionales financieros utilizan swaps de inflación para mitigar (cubrir) el riesgo de inflación y aprovechar las fluctuaciones de precios. Muchos tipos de instituciones consideran que los swaps de inflación son herramientas valiosas. Los contribuyentes de la inflación suelen ser instituciones que reciben flujos de efectivo inflados como su principal línea de negocio. Un buen ejemplo es una empresa de servicios públicos porque sus ingresos están vinculados (explícita o implícitamente) a la inflación.

Conclusiones clave

  • Una transacción de swap de inflación en la que una parte puede transferir el riesgo de inflación a una contraparte a cambio de un pago fijo.
  • Los swaps de inflación proporcionan una estimación bastante precisa de la tasa de inflación «ponderada» que considera el mercado.
  • Los profesionales financieros utilizan swaps de inflación para mitigar (cubrir) el riesgo de inflación y aprovechar las fluctuaciones de precios.

Una de las partes de un swap de inflación recibirá un pago variable (flotante) vinculado a una tasa de inflación y pagará una cantidad basada en una tasa de interés fija, mientras que la otra parte pagará ese pago vinculado a la inflación y recibirá el pago de la tasa de interés fija. Los importes nocionales se utilizan para calcular los flujos de pago. Los swaps de cupón cero son los más comunes, cuando los flujos de efectivo solo se intercambian al vencimiento.

Al igual que otros swaps, un swap de inflación se valora inicialmente a su valor nominal o nominal. A medida que cambien las tasas de interés y la inflación, cambiará el valor de los pagos flotantes negativos o pendientes. En los momentos de incumplimiento, se calcula el valor de mercado del swap. Una contraparte agregará una garantía a la otra parte y viceversa dependiendo del valor del swap.

Un ejemplo de un swap de inflación es un inversor que compra papel comercial. Al mismo tiempo, el inversor suscribe un contrato swap de inflación de tasa fija y paga una tasa flotante vinculada a la inflación. Al realizar un swap de inflación, el inversionista cambia la porción de inflación del papel comercial para que deje de flotar de manera constante. El papel comercial le da al inversionista un LIBOR real más un margen de crédito y una inflación de tasa flotante, que el inversionista intercambia a una tasa fija con una contraparte.