En este momento estás viendo Tarjeta con chip y firma

¿Qué es una tarjeta con chip y firma?

Una tarjeta con chip y firma es un tipo de tarjeta de crédito que codifica su información en una banda magnética y en un microchip cuadrado. La inclusión del microscopio mejora la seguridad de la tarjeta de crédito al permitir que la información de transacciones individuales se registre con cada compra. Al usar la tarjeta, los clientes deben ingresar un microscopio de su tarjeta en el lector de tarjetas y proporcionar su firma en el recibo que le sigue.

Conclusiones clave

  • Las tarjetas de crédito con chip y firma están equipadas con microscopios y permiten a sus clientes autorizar transacciones de una manera más segura.
  • Poco a poco, reemplazaron la tecnología más obsoleta de las tarjetas de crédito de banda magnética.
  • Las tarjetas de crédito modernas permiten a los clientes pagar simplemente tocando su tarjeta de crédito contra el terminal del punto de venta (POS) del trader.
  • La tecnología de tarjetas con chip y firma es la parte más pequeña que cumple con la responsabilidad por fraude.

Cómo funcionan las tarjetas con chip y firma

Las tarjetas con chip y de firma son una versión superior de las simples tarjetas de banda magnética que las precedieron. Al pagar con tarjeta de banda magnética, el cliente debe firmar su cheque para verificar la transacción. Sin embargo, este método de pago es bastante vulnerable al fraude con tarjetas de crédito, ya que no hay nada que impida que un ladrón de tarjetas de crédito utilice una firma compuesta.

Para ayudar a mitigar este riesgo, las tarjetas con chip y de firma incluyen un pequeño microscopio que está físicamente incrustado en la tarjeta. Mientras que la banda magnética codifica información estática sobre la tarjeta y su propietario, el microchip genera datos únicos para cada transacción realizada mientras se usa la tarjeta. Por esta razón, es mucho más fácil rastrear las compras realizadas con tarjetas con chip y de firma, ya que esas tarjetas generan un historial detallado de sus transacciones.

Desarrollo de tarjetas con chip y de firma

El desarrollo de tarjetas con chip y de firma fue posible en parte gracias a los estándares tecnológicos de Europay, Mastercard y Visa (EMV). Como sugiere su nombre, las principales empresas de tarjetas de crédito como Europay, Mastercard (MA) y Visa (V) han desarrollado conjuntamente estos estándares.

A través de estos estándares, los fabricantes y proveedores de servicios han podido garantizar el rápido despliegue de tarjetas con chip y de firma con interferencia limitada. Por ejemplo, es a través de estos estándares que los terminales de punto de venta (POS) son parcialmente capaces de aceptar pagos de varios tipos de tarjetas de crédito.

En el futuro, es probable que las tarjetas de crédito sigan cambiando a medida que se disponga de nuevas tecnologías. Un ejemplo es la comunicación de campo cercano (NFC), una tecnología que permite realizar pagos simplemente tocando la tarjeta de crédito en un terminal POS. En estas transacciones «sin contacto», no se requiere que el cliente ingrese un PIN o una firma. En cambio, la transacción se autoriza y se completa casi al instante, lo que reduce en gran medida el tiempo necesario para realizar una venta.

Tarjetas de responsabilidad y chips y firmas

En 2015, se decidió que la responsabilidad por fraude recaería en la parte más pequeña que cumpliera con los requisitos de EMV.Si un trader no acepta la tecnología de tarjetas con chip y de firma, confiando únicamente en la tecnología tradicional de banda magnética, será responsable de cualquier fraude. Esto podría ser muy perjudicial para las pequeñas empresas que no podrían absorber los grandes costos del fraude.

Si una empresa cumple con EMV, la compañía de la tarjeta de crédito o el banco emisor es responsable del fraude. Es importante tener en cuenta esto porque, en primer lugar, el despliegue de tarjetas con chip y de firma es un camino difícil. Los consumidores deben insertar su tarjeta en un lector y luego firmar el recibo, lo que hace que el proceso de pago sea más largo y diferente al que solían hacer con las tarjetas de banda magnética tradicionales.

Muchas empresas han evitado y evitado adoptar tecnología para brindar un servicio más simple a sus clientes. Sin embargo, la adopción de tecnología de tarjetas con chip y firma, y ​​el mayor uso de pagos sin contacto, es un problema menor y será obligatorio en el futuro.