En este momento estás viendo Tierra

¿Qué es la tierra?

La tierra, en el sentido comercial, puede referirse a bienes raíces o propiedades, menos edificios y equipos, que están designados por límites espaciales fijos. La propiedad de la tierra puede dar derecho al titular de cualquier recurso natural existente dentro de los límites de su tierra. La economía tradicional dice que la tierra es un factor de producción, junto con el capital y el trabajo. La venta de terrenos resulta en una ganancia o pérdida de capital. Según las leyes fiscales del Servicio de Impuestos Internos (IRS), la tierra no es un activo de depreciación y califica como activo fijo en lugar de activo corriente.

Conclusiones clave

  • La tierra puede referirse a bienes raíces o propiedades, menos edificios y equipos, designados por límites espaciales fijos.
  • La principal ventaja económica de la tierra es su escasez.
  • La tierra, en sí misma, es un recurso valioso, pero si se relaciona con otros recursos naturales, como el petróleo y el gas, su valor aumenta.
  • Invertir en terrenos para el desarrollo puede ser costoso y conllevar algunos riesgos.

Más formas de entender la tierra

En términos de producción

El concepto básico de tierra es que es un terreno específico, una propiedad con límites claros, que es propiedad. Se puede ver el concepto de tierra de diferentes formas, según su contexto y las circunstancias en las que se analiza.

En economía

Legal y económicamente, un pedazo de tierra es un factor en alguna forma de producción, y mientras la tierra no se consume durante esta producción, ninguna otra producción – alimentos, por ejemplo – sería posible sin ella. Por tanto, podemos considerar la tierra como un recurso sin coste de producción. A pesar de que la gente siempre puede cambiar el uso de la tierra para que sea menos o más rentable, no podemos aumentar su oferta.

Características de la tierra y la propiedad de la tierra

La tierra como activo natural

La tierra puede incluir cualquier cosa en la tierra, lo que significa que los edificios, los árboles y el agua son parte de la tierra como un activo. El término tierra incluye todos los elementos físicos, dados por la naturaleza, a un área o propiedad específica: el medio ambiente, parques, bosques, minerales, clima, animales y cuerpos o fuentes de agua. Un terrateniente puede tener derecho a una gran cantidad de recursos naturales en su propiedad, incluidas plantas, vida humana y animal, suelo, minerales, ubicación geográfica, características electromagnéticas y sucesos geofísicos.

Debido a que el gas natural y el petróleo en los Estados Unidos se están agotando, la tierra en la que se encuentran estos recursos bien vale la pena. En muchos casos, las empresas de perforación y petróleo pagan a los propietarios de tierras grandes sumas de dinero por el derecho a usar su tierra para acceder a esos recursos naturales, especialmente si la tierra tiene un rico recurso específico.

Entre los tipos más antiguos de garantías

Los prestamistas se sienten muy atraídos por la tierra porque es uno de los tipos de garantía más antiguos. Pero a diferencia de una casa o un automóvil, por ejemplo, la tierra no se puede mover, robar ni destruir. El término tierra también incluye derechos aéreos y espaciales, por encima y por debajo de la propiedad. Sin embargo, el derecho a usar el aire y el espacio sobre el suelo puede estar sujeto a límites de altura establecidos por los rituales locales, así como por las leyes estatales y federales.

Invertir en tierras para el desarrollo

La principal ventaja económica de la tierra es su escasez. Muchos inversores que compran terrenos lo hacen con la intención de desarrollarlos, a menudo para desarrollos inmobiliarios comerciales o residenciales que están sujetos a rituales de zonificación. Invertir en terrenos crudos puede producir importantes flujos de efectivo futuros que son fáciles de predecir cuando se aseguran, pero el desarrollo de terrenos puede ser muy costoso e incierto. Los riesgos de desarrollar terrenos pueden provenir de impuestos, restricciones en el uso regulatorio, arrendamiento y venta de propiedades e incluso desastres naturales.