En este momento estás viendo Vallas naturales

¿Qué es una valla natural?

Una cobertura natural es una estrategia de gestión que busca mitigar el riesgo mediante la inversión en activos cuyo desempeño está correlacionado negativamente. Por ejemplo, tener bonos es una cobertura natural contra la propiedad de acciones financieras, ya que los cambios en las tasas de interés afectan a cada uno de ellos de manera contradictoria

Las cercas naturales también se pueden aplicar cuando las instituciones utilizan sus procedimientos operativos normales. Por ejemplo, si incurren en gastos en la misma moneda en la que se generan sus ingresos, naturalmente reducirán su exposición al riesgo de tipo de cambio.

Conclusiones clave

  • Una cobertura natural es una estrategia que busca mitigar el riesgo invirtiendo en activos cuyo desempeño está correlacionado negativamente a través de algún mecanismo intrínseco o natural.
  • Las coberturas naturales pueden ocurrir dentro de una corporación, donde las pérdidas en una parte de las operaciones comerciales son compensadas por otras, y viceversa.
  • A diferencia de otros métodos de cobertura convencionales, una cobertura natural no requiere el uso de productos financieros sofisticados como precursores o derivados.

Entendiendo los setos naturales

La cobertura natural implica el uso de clases de activos, que históricamente han demostrado un desempeño adverso en un clima económico particular, para reducir el riesgo general de una cartera o empresa. El concepto clave es que al asignar recursos a dos clases de activos diferentes, el riesgo que surge de un activo debe compensarse con el rendimiento del otro y viceversa.

Esencialmente, el flujo de efectivo de un extremo debe compensar el flujo de efectivo del otro, cumpliendo así el concepto de cobertura.

Una empresa con ventas significativas en un país está expuesta al riesgo cambiario cuando busca repatriar esos ingresos. Pueden reducir este riesgo si pueden trasladar las operaciones a donde puedan incurrir en costos en esa moneda extranjera, lo que calificaría como una cobertura natural.

Un ejemplo comúnmente utilizado es un productor de petróleo con operaciones de refinación en los EE. UU. Que está (al menos en parte) naturalmente cubierto contra el costo del petróleo crudo, denominado en dólares estadounidenses. Si bien una empresa puede cambiar su comportamiento operativo para aprovechar una valla natural, estas vallas no son tan flexibles como las vallas financieras.

Consideraciones Especiales

A diferencia de otros métodos de cobertura convencionales, una cobertura natural no requiere el uso de productos financieros sofisticados como precursores o derivados. Dicho esto, las empresas aún pueden utilizar instrumentos financieros como futuros, para complementar sus coberturas naturales.

Por ejemplo, una empresa de productos básicos podría trasladar gran parte de sus operaciones al país donde pretende vender su producto, que es una cobertura natural contra el riesgo cambiario, y luego usar contratos de futuros para vender el precio para vender ese producto (ingresos) a una fecha más tarde.

La mayoría de las coberturas (naturales o de otro tipo) son imperfectas y, por lo general, no eliminan por completo el riesgo; sin embargo, aún se utilizan y se consideran exitosas si pueden reducir gran parte del riesgo potencial.

Otros ejemplos de setos

Las coberturas naturales también ocurren cuando una estructura empresarial la protege de los movimientos del tipo de cambio. Por ejemplo, cuando todos los proveedores, la producción y los clientes operan en la misma moneda, las grandes empresas pueden buscar obtener materias primas, componentes y otros insumos de producción en el país consumidor final. Luego, la empresa puede establecer costos y precios en la misma moneda.

Para los administradores de fondos mutuos, los bonos del tesoro y los pagarés del tesoro pueden ser una cobertura natural contra los movimientos del precio de las acciones. Esto sucede porque los bonos tienden a tener un buen desempeño cuando las acciones tienen un desempeño deficiente y viceversa.

Los bonos se consideran activos de «riesgo libre» o de seguridad y las acciones se consideran activos agresivos o de «riesgo a futuro». Esta es una relación que ha sido históricamente válida la mayor parte del tiempo, pero no siempre. En los años posteriores a la crisis financiera de 2008, esta correlación negativa entre los bonos y las acciones se desacopló a medida que los dos se movían juntos (por ejemplo, mercados alcistas fuertes), por lo que la cobertura natural no tendría éxito.

El comercio de pares es otro tipo de cobertura natural. Esto implica comprar posiciones largas y cortas en acciones altamente relacionadas porque el desempeño de uno evitará el desempeño del otro.